La regulación del cannabis ha sido objeto de controversia en todo el mundo durante décadas. Los beneficios comprobados del cannabis y sus derivados incluyen terapéutico, medicinal, textil, papelería. Por lo tanto, el fracaso de una política de drogas insostenible ha llevado a las personalidades mundiales a exigir cambios en sus regulaciones.

Te puede interesar : Mercado: vehículos, ventas y riesgos

Cannabis en Venezuela

En América Latina, al menos siete países han aprobado el cannabis o la marihuana con fines medicinales y solo uno, Uruguay, ha legalizado su consumo con fines recreativos, convirtiéndolo en el primer país del mundo en hacerlo. Por lo tanto, Canadá se ha unido.

Países como México, Argentina, Chile, Perú, Paraguay también han aprobado el cannabis medicinal. Sin embargo, en nuestro país en Venezuela, el consumo y la posesión de marihuana todavía se consideran en todos los aspectos como un acto ilegal, prohibido e ilegal. Su legalización final se limita a propuestas aisladas con bajo impacto en la sociedad.

Por lo tanto, en esta ocasión, consideraremos el escenario actual de la marihuana desde un punto de vista legal.

¿Cuál es la ley que castiga el cannabis en Venezuela? Actualmente la Ley de Drogas Biológicas de 2010.

Aunque el cultivo, la venta y la posesión de marihuana con fines recreativos son ilegales en nuestro país, la pena por posesión ilegal de pequeñas cantidades de cannabis se ha minimizado desde 2010, de uno (1) a dos (2) años de prisión.

Artículo 153 Posesión ilegal :

«El o el que tiene narcóticos injustamente, sustancias psicotrópicas, mezclas, sales o especialidades farmacéuticas o productos químicos, para fines distintos de las actividades legales así declaradas en esta ley o por el consumo personal mencionado en el artículo 131 de esta ley, se castiga con uno o dos años de prisión.
Por posesión, Se aprecia la posesión de hasta dos personas (2)) gramos para casos de posesión de cocaína y sus derivados, compuestos o mezclas; veinte (veinte) gramo para casos de marihuana, o hasta cinco (5)) gramos de marihuana genéticamente modificada e incluso una (a) gramos de derivados de amapola, que está bajo su poder o control para deshacerse de él. «.

A pesar de que la sanción es un delito, con una pena de prisión, el sospechoso no será privado de su libertad desde el comienzo del proceso penal, ya que se le otorgará una medida de precaución para reemplazar su libertad. Las pequeñas cantidades indicadas en la ley mencionada son de hasta 20 gramos de marihuana en este caso.

Sin embargo, hay una manera en que las personas pueden declararse consumidores por posesión de pequeñas dosis de drogas, no más de 20 gramos, en el caso del cannabis.
En esa ocasión, el Fiscal del fiscal competente participará en los exámenes para registrar esta situación y solicitará la liberación del consumidor en el tribunal sin prisión.  Sin embargo, estas personas deben participar en un programa de rehabilitación y, por lo tanto, serán supervisadas, todo de acuerdo con la seguridad social y el bienestar.

Lo anterior es lo que se entiende como el procedimiento de consumo, previsto en el artículo 141 de la ley antes mencionada:

Artículo 141 : Procedimiento de consumo: «La persona encontrada que usa narcóticos o sustancias psicotrópicas, o declararse consumidor o consumidor, o poseer estas sustancias en dosis que no excedan la dosis personal para el consumo, establecido por el artículo 131, número 2, de esta ley, de tu retención, se coloca directamente en nombre del Fiscal, que se aplicará el Cuerpo de Investigación Científica, Criminal y Criminal, o a la Guardia Nacional Bolivariana que ejerció experiencia en el campo de la toxicología de la orina, sangre u otros fluidos orgánicos, así como la experiencia químico-botánica de la sustancia incautada. Una vez que se han realizado los exámenes indicados, el Fiscal le pregunta al juez o al juez de control, Consumer Freedom, a quién la obligación de comparecer ante un centro de rehabilitación especializado en tratamiento de drogas, hasta que haya pruebas médicas, psiquiátricas, psicológicas y sociales. En caso de desprecio, desobediencia o violación de la orden judicial por parte del consumidor, el juez tomará las medidas que considere necesarias para hacerla cumplir y respetarlo. Se nombran uno o dos expertos forenses, para que puedan tomar estos exámenes y si se verifica como personas consumidoras, estará sujeto o sujeto al tratamiento obligatorio recomendado por especialistas y al programa de reintegración social, que formará la base del informe que el fiscal presentará al juez o juez, quien decide la medida de seguridad aplicable. Excepcionalmente, el juez puede, bajo juramento, nombrar especialistas privados o acreditados a este respecto para llevar a cabo los exámenes anteriores «.

Las medidas de seguridad social aplicadas al procedimiento del consumidor son las siguientes:

  • Tratamiento de la persona que consume :Es un proceso de intervenciones multidisciplinarias concretas que comienza cuando el consumidor entra en contacto con un profesional de la salud u otro servicio comunitario hasta que se completa el posible proceso de recuperación. Durante el proceso de tratamiento, los consumidores pueden o no permanecer en un centro de rehabilitación especializado para reducir el daño causado por estas sustancias. El tratamiento de la persona consumidora siempre debe implicar la desintoxicación de las sustancias que ha consumido.
  • Reintegración social y servicio comunitario: Consiste en lograr la adaptabilidad de la persona rehabilitada al entorno social, para garantizar su desarrollo normal en la comunidad. El proceso de reintegración social incluye la enseñanza de un arte o un oficio para quienes lo necesitan y el servicio a la comunidad para facilitar su reintegración a través de la responsabilidad y la solidaridad social. El servicio comunitario pretende ser la actividad temporal y obligatoria que el drogadicto debe llevar a cabo en beneficio de la comunidad.
  • Seguido: Es el proceso de guiar y evaluar a la persona rehabilitada para evitar posibles repercusiones en el consumo de sustancias y confiar a la persona consumidor a uno o más especialistas para guiar su comportamiento y su reintegración social, para evitar posibles repercusiones en el consumo. . Este monitoreo incluye monitoreo periódico a través de estudios toxicológicos ordenados y evaluados por médicos o expertos especializados en el sector.
  • Supervisión y control de instituciones El organismo administrativo, la Fiscalía y el Ministerio de Poder Público competentes en el campo de la salud son las autoridades competentes que supervisan y supervisan el funcionamiento de los centros de asesoramiento familiar, centros de rehabilitación, desintoxicación y reintegración social, a fin de alcanzar sus objetivos .

En cuanto al tráfico y el narcotráfico, nuestra ley es mucho más estricta y fija el crimen de la siguiente manera:

Artículo 149: «La persona o persona que actúa ilegalmente, comercio, vender, entrega, extendido, esconder, transporte de cualquier manera, preservar o mediar con sustancias o sus materias primas, precursores, disolventes desviados y productos químicos esenciales mencionados en esta ley, También en modo de residuos, para la producción de estupefacientes o sustancias psicotrópicas, es castigado o castigado con una pena de prisión de quince a veinticinco años. Si la cantidad de medicamento no supera los cinco mil (5000) gramos de marihuana, mil (1000) gramos de marihuana genéticamente modificada, mil (1000) gramos de cocaína, sus mezclas a base de cocaína o narcóticos, sesenta (60)) gramos de derivados de amapola o quinientos ( 500) unidad de drogas sintéticas, la sentencia es de doce a dieciocho años en prisión. Si la cantidad del medicamento excede los límites máximos mencionados en el artículo 153(con marihuana serían 20 gramos) y no más de quinientos (500) gramos de marihuana, doscientos (200) gramos de marihuana genéticamente modificada, cincuenta (cincuenta) gramos de cocaína, sus mezclas a base de cocaína o narcóticos, diez (10)) gramos de derivados de amapola o cien (100) unidad de drogas sintéticas, la sentencia es de ocho a doce años de prisión. «. La persona que dirige o financia las operaciones anteriores, con sustancias, sus materias primas, precursores, disolventes desviados o productos químicos esenciales mencionados en esta ley, también en forma de desechos y drogas sintéticas, será castigada o castigada con prisión de veinte a cinco a treinta años.

Está claro que este artículo caracteriza la gravedad de los casos de menor a mayor, terminando con una sentencia de hasta 30 años en el caso de directores de drogas o financieros.

Las autoridades venezolanas creen que en 2014 había alrededor de 250,000 consumidores en el país, particularmente en el año actual 2021.

Por lo tanto, ¿Crees que el uso de marihuana debería ser despenalizado? O Es preferible que todavía haya un tabú y un tema controvertido para nuestro país.

Por: Mariana Linares Bigott

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *