La organización de derechos humanos que lleva documentación sobre violencia y grupos armados presentó su último informe. Fundaredes advirtió contra el creciente posicionamiento de los grupos paraestatales que controlan todo el territorio nacional. Además de los delitos, entre otros, el tráfico de drogas, la extorsión, la extracción de recursos naturales.

Ahora la noticia es : Los asesinatos de un funcionario del PNB en Nueva Esparta han sido arrestados

Grupos armados irregulares

Javier Tarazona Sánchez denunció la situación de seguridad que afecta al estado de Táchira:

«Nos gustaría denunciar el uso de toda la región paraguaya en el municipio de Ayacucho, donde se han instalado 2 campamentos con más de 600 hombres del ejército de liberación nacional. Es, sin duda, una zona fronteriza estratégica donde se despierta el miedo a la población. Incluso una escuela cercana ha dejado de funcionar. Hoy es parte del espacio físico utilizado por estas operaciones terroristas.»

Expresó preocupación e indignación por el secuestro de los municipios de Ayacucho, García de Hevia, Lobatera y Capachos por parte de grupos armados. Denunció los crímenes de trata de personas cometidos por estos grupos, incluso en la costa del estado de Sucre, con la población migrante huyendo a Trinidad y Tobago. Además del contrabando, el microcomercio y el tráfico de drogas.

Registro de violaciones de derechos humanos por grupos armados irregulares

El informe que documenta y registra las violaciones de los derechos humanos contra ciudadanos venezolanos y extranjeros por parte de grupos armados también presentó la realidad llamada «Ejecuciones legales».». Estos fueron cometidos bajo la capa protectora de presuntos enfrentamientos. Un denominador común para enmascarar los efectos directos sobre la vida a través de las acciones de los servicios de seguridad del estado venezolano. Según la organización, a partir del análisis de los datos recuperados en el primer trimestre de 2020, hubo 252 muertes en medio de presuntos enfrentamientos armados entre delincuentes, policías y fuerzas armadas. Tratamiento irregular del uso de la fuerza por parte de los servicios de seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *